† IN MEMORIAM
 
Juan Miguel Comba Santonja (1931-2003)

 

Al dejar constancia del fallecimiento de Juan Miguel, biznieto de Rosales, no sólo quiero recoger la noticia en esta página web dedicada a su antepasado, quiero rendir mi homenaje al que fue amigo personal queridísimo y al que debo la posibilidad de haber escrito mi obra sobre el pintor.

Su gran amor y admiración por su bisabuelo le llevo a conservar cuidadosamente obras y escritos de Rosales, muchos de los cuales me regaló generosamente al observar mi interés por los mismos. Dedicó muchas horas a contarme lo que la tradición familiar le había trasmitido de primera mano a través de su abuela Carlota Rosales y sus padres Trinidad Santonja Rosales y D. Manuel Comba Sigüenza, gran colaborador, como diseñador del vestuario, entre otra actividades, de peliculas emblematicas del cine español de los 50 a 70.

Al escribir estás líneas siento la impotencia de dejar descrito con justeza su talante de hombre de bien. Siempre atento, educado, lleno de sensibilidad para el arte. Nunca perdió su natural elegancia, incluso en momentos difíciles de su vida. Tuvo un gran espíritu que supo estar firme frente a la adversidad ayudado por su gran fe en Dios y amor a su familia e incondicional amistad con quienes nos honramos de su amistad.

Muchos son los recuerdos que en estos días han aflorado a mi memoria y a mi corazón.

Muchas veces repitia aquel pensamiento que Rosales escribió a Juan Comba: "Me alegro de continué Ud. en sus estudios tan animoso y le encargo sobre todo que haga muchos estudios del natural y muy a conciencia hechos: el poco más o menos no hace buenos artistas." Palabras que tuvo presentes en su actividad como pintor y que extendió a todo su quehacer vital.

Sólo me queda hacer patente que su recuerdo siempre me acompañará y a su mujer Mayte, hijas: Teresa, Mª Ángeles y Mª José, a su hermana Carlota Comba, su esposo y a sus sobrinos, mi incondicional amistad, unidos en el recuerdo de Juan Miguel.

Falleció el día 7 de enero de 2003.

Descanse en paz.

 

Luis Rubio Gil

enero 2003

Volver a noticias