"Angelo" localizado
   
Nena, 1862
Angelo, 1863
   

El cuadro de Eduardo Rosales que titulamos Angelo por ser el nombre del modelo, hermano de Pascuccia que también posó para el pintor, fue realizado en Roma en 1863. El óleo fue encargado por la Condesa de Velle, que había adquirido Nena ("Una niña sentada en una silla con un gato"), para hacer pareja con esta pintura.

Ambos cuadros están firmados. Entregado a la Condesa, la obra fue muy apreciada por Rosales, que la presentó en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1864 con el titulo de Un calabrés (nº 354). Después figuró en la Exposición Internacional de Dublín (1865), acompañando, como en 1864, al Testamento.

En la Exposición de 1873, en los Salones del Señor Bosch (antigua platería de Martínez), muerto ya el pintor, figuró con el título Niño calabrés (nº 2), su propietaria Dña. Bárbara Pérez de Seoane. Después se le incluye en la exposición de las Obras de Rosales, realizada en 1902 por el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes que patrocinó la muestra. El ministro era D. Gaspar Núñez de Arce y formaron parte de la organización D. Alejandro Ferrant, D. Gabriel Maureta y como secretario D. Juan Comba, discípulo del pintor, y que fue el alma de la exposición. Figuró como Niño calabrés Angelo (nº 8) (medidas: Alto: 1'36 m.; Ancho 1,10 m.). Como expositor figura D. Lorenzo García Vela.

En 1930 en el Salón de Otoño (Madrid) figuró con el título de El Chocharro (nº 361), como propietaria se señala a la Srta. Eulalia de Urcola.

Bernardino de Pantorba en su obra "Eduardo Rosales" (1937), (pág 54. Nota 1) cree que Angelo debe estar en Buenos Aires, a donde se envió en 1936 para que diera lustre a una mediocre exposición de venta organizada por la Asociación de Pintores y Escultores de Madrid. El catálogo le asignaba un título inadecuado: Charro.

Jorge Larco en "La pintura española moderna y contemporánea", de Larraiza (1964) dice que Angelo se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Montevideo. Le creímos pues el escritor es sumamente exacto y yo sabía de su admiración por Rosales. Nos dirigimos al Museo por medio del Agregado Cultural de la Embajada de Uruguay en España, D. Luis Bermúdez, que con gran solicitud nos comunicó que la obra de Rosales que posee el citado Museo es: Un saboyano. Este corresponde a un óleo de Rosales pintado en 1867 y que estaba (y está) en paradero desconocido.

Lo cita Cotarelo (pág. 68), Revilla (pág. 30), Chacón (pág. 186) e incluso lo reproduce Gregorio Prieto en la lámina 60 de su obra sobre Rosales. Nada que ver con Angelo.

Pero no nos quedamos satisfechos, Larco no podía haberse equivocado. Pedimos una reproducción fotográfica. No se nos contestó. Acudimos a D. Pedro Caselles Beltrán, Consejero de Educación y Cultura de la Embajada de España en Uruguay, que nos puso en contacto con el director del Museo Nacional de Artes Visuales, D. Angel Kalenberg. A partir de ese momento nuestro interlocutor fue D. Carlos Rodríguez que nos envió la foto del cuadro de Rosales que posee el Museo con el título de Saboyano y que resultó ser Angelo. Antes le enviamos la reproducción de un grabado publicado en España con la figura de Angelo, afirmándonos la identidad de imagen entre Saboyano y Angelo.

Hoy hemos recibido la fotografía en color y la ficha técnica que solicitamos.

Personalmente no tengo duda de la autenticidad de la obra, aunque las medidas dadas por la bibliografía española es de 1'36 x 1'10 m. y las del Museo de Montevideo de 100 x 75 cm. Estas medidas son prácticamente las de Nena (95 x 75,5 cm) y es lógico pues deberían formar pareja. Dada la falta de criterio para las medidas en los catálogos españoles del s. XIX debió medirse con marco incluido.

 
1863. Rosales pinta en Roma, Angelo por encargo de la Condesa de Velle para que formase pareja con Nena, que había adquirido en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1862 [ Cf. "Eduardo Rosales", de Luis Rubio Gil, págs 67-76]
 
Exposiciones

Año
Exposición
Cat. Nº
Título
Propiedad
1864
Nacional de Bellas Artes
354
Un Calabrés Condesa de Velle
1866
Internacional, Dublín 1
1873
Eduardo Rosales
2
Niño Calabrés Bárbara Pérez Seoane
1902
Obras de Rosales
8
Niño Calabrés Angelo Lorenzo García Vela
1930
Salón de Otoño, Madrid
361
El Chocharro Eulalia de Urcola
1936
Asociación de Pintores y Escultores, Buenos Aires
1 Dato tomado de Chacon. La pintura no figura en el Catálogo.
 
Desde el 2 de octubre de 1945 forma parte del Museo Nacional de Artes Visuales de Montevideo, procedente del legado del Sr. Fernando García.

Ficha técnica:

Título "Saboyano" (que es "Angelo"). Autor: Eduardo Rosales. Técnica: óleo sobre tela. Medidas: 100x 75 cms. Fecha de realización: 1863. Fecha de ingreso en el museo: 2 octubre de 1945. Procedencia: Legado del Sr. Fernando García. Está firmado: E. Rosales / Roma / 1963 (ángulo inferior izquierdo).

 

  • Existe una fotografía de Laurent, en sepia, y un precioso grabado en b/n incluido en una publicación del s. XIX que no he podido determinar.
  • José Francés lo reproduce en la lámina 11, de su "Eduardo Rosales" con el título Niño con un perro.
  • Chacón lo cataloga, en la biografía del pintor, pág. 106, con el título Angelo, Niño calabrés y lo reproduce en la lamina II (entre las págs. 106-107)
  • Pantorba, en su "Eduardo Rosales" lo reproduce en las láminas situadas entre las págs. 32-33, con el título: Angelo, niño calabrés.
  • Revilla, en su monografía "Eduardo Rosales" lo cataloga en la pág. 30: Angelo o el Niño calabrés y lo reproduce en la lamina IV.
  • Yo mismo, lo he reproducido en el Catálogo de Ibercaja: "Eduardo Rosales en las colecciones privadas" (pág. 41) y en mi estudio sobre el pintor (pág. 73).

Hoy, y en nuestra página web, lo reproducimos en color.

Angelo, pintado de frente, como su compañera, lleno de simpatía, está sentado en una silla y tiene un perrillo lanudo a su derecha que nos está mirando. El dibujo es firme, el colorido armonioso y el claro-oscuro muy acentuado. La cara del muchacho, llena de vida y sonriente, es un acierto de captación de jovialidad. Tintas empastadas, colorido más armonioso que el de Nena. No en vano ha pasado un año desde que pintó el primero. El traje calabrés está ejecutado con gran maestría y el perrillo que le acompaña es una maravilla de vivacidad. Toda la obra está ejecutada con esmero, pincelada enérgica y segura, el dibujo fuerte. La influencia velazqueña es patente en la entonación terrosa.

Tanto Nena como Angelo están en la línea del realismo sentimental y pintoresco que triunfa en Europa por esas fechas y no hay que identificar con el realismo más radical emprendido por Courbet. En estas obras se advierte ya su dominio del arte de la pintura y seguro de sí mismo va ir superando con inusitada rapidez las enseñanzas recibidas en la Academia captando intuitiva y reflexivamente las corrientes artísticas de su tiempo tamizándolas en su poderoso genio.

Afortunadamente Nena no salio de España. Es propiedad de una gran Señora que lo cuida. Preside en el sitio de honor, el salón de su casa.

 

Luis Rubio Gil

diciembre 2002

Volver a noticias